Archivo por meses: diciembre 2020

Las victorias animalistas de 2020 y las asignaturas pendientes para el 2021

“Lo más positivo del año 2020 son todos los cambios legislativos que se han iniciado durante este último año, como el proyecto que obligará a instalar cámaras de vigilancia en los mataderos, el que regulará los núcleos zoológicos o la futura ley de protección de los animales a nivel estatal, entre otros. Poco a poco vemos que se van produciendo pequeños cambios que contribuirán a mejorar el bienestar y la protección de los animales”.

“Una de las tareas pendientes es la necesidad de revisar la Ley de los llamados perros potencialmente peligrosos, una ley que se redactó hace muchos años y en un contexto determinado. Además, mantengo mi reivindicación anual, pienso que es necesaria la formación y educación en materia de respeto a los animales desde todas las escuelas, considero que es muy importante formar a los niños de hoy en valores y respeto a todos los animales, humanos y no humanos”.

La Abogada Cristina Bécares Mendiola colabora en este artículo de animalados.com analizando los logros conseguidos este año 2020 en relación con los derechos de los animales, y señalando cuáles son las tareas pendientes para el próximo año 2021.

Leer el artículo completo de animalados.com

Atrapados en el procedimiento: los animales en la Ley de Enjuiciamiento Criminal

María González Lacabex

(Artículo publicado en el número 291 de la Revista del Ilustre Colegio de la Abogacía de Bizkaia)

Tras la reciente aprobación del anteproyecto de Ley de Enjuiciamiento Criminal en el Consejo de Ministros, mucho va a escribirse (y debatirse) sobre la revisión de la norma procesal, que anticipa importantes cambios en la forma de entender el procedimiento penal, concretamente en lo relativo a la instrucción y a las funciones a desempeñar por el Ministerio Fiscal y el Juez durante la fase de investigación, entre otros aspectos.

Desde la perspectiva del Derecho de los Animales, tampoco esta reforma ha resultado indiferente. Todo lo contrario, se revela como una oportunidad para incorporar determinados ajustes al proceso penal que le doten de las necesarias garantías en aquellos supuestos en los que existen animales implicados. En este sentido, podemos decir que la práctica procesal ha puesto de manifiesto un desajuste entre el Derecho Penal sustantivo y el adjetivo, que es preciso solventar.

(…)

Leer artículo completo en las págs. 26 a 29 del Nº 291 del Boletín Informativo del Ilustre Colegio de la Abogacía de Bizkaia